Departamento T14

Objetivos

1.- Estudiar el proceso de conformación de una determinada identidad europea, de ideología liberal, en los años centrales del siglo XX, caracterizada por defender unas sólidas bases culturales, una decidida apuesta por la libertad y una firme oposición a los totalitarismos de todo signo. El liberalismo fue, sin duda, uno de los promotores destacados de la unificación europea tal y como se produjo. Una conformación que se estudiará tanto desde la perspectiva de las aportaciones institucionales como individuales.

2.- Analizar la contribución al proceso de integración europea de ideologías que, en principio, no apostaron por este modelo pero que influyeron en él, al mismo tiempo que se veían influidas en sus planteamientos y estrategias por el desarrollo de la construcción europea. El comunismo y la nueva izquierda serán el objeto de estudio preferente.

3.- Investigar la forma de transmisión del proceso de integración europea y la propia imagen de Europa en su conjunto que se ha realizado a través de un vehículo nuclear de socialización como es la escuela. El caso español cobra especial relevancia al poder confrontar los mecanismos de transmisión en contextos muy diferentes como son la dictadura franquista y la monarquía constitucional.

4.- Abordar la proyección de la identidad europea, en concreto la relacionada con su proceso de integración, tanto desde la perspectiva exterior tomando como referente su impacto en el proceso de integración latinoamericana, y singularmente en el sistema de integración centroamericana (SICA), como desde la perspectiva interior, tomando como campo de análisis la cooperación territorial transfronteriza entre España y Portugal, dos Estados que habían vivido de espaldas, pese a la retórica hermandad de los regímenes dictatoriales coetáneos, y que se encuentran de nuevo en un marco comunitario que anima y fomenta los proyectos conjuntos y la emergencia de una identidad europea compatible con las nacionales.

5.- Contribuir al actual debate en el seno de la comunidad científica y en el más amplio de la comunidad ciudadana europea en torno a la necesidad de una nueva narrativa del proceso de integración europea que nos permite entender el papel que le corresponde a la UE en el mundo globalizado y a cada una de sus partes integrantes. En este sentido, el relato del euro, con su enorme carga simbólica, cobra una importancia crucial dado que se cruzan en él señales esenciales de la identidad europea como la democracia y la solidaridad. También esa nueva narrativa europea puede servir para un debate sereno e integrador sobre el relato nacional español en tiempos de confusión e incertidumbres.

6.- Proponer, desde la historia, una definición del concepto de europeización que conjugue la importancia del todo y las partes. Esto es, que atienda el impacto en todos los ámbitos de la vida ciudadana y de la vida institucional de las políticas públicas emanadas desde Bruselas, sin desconocer el impacto en las instituciones comunitarias de la necesaria convivencia de culturas políticas muy diversas que son el elemento ancilar de la libertad, la marca de identidad por excelencia del proyecto europeo.